A punto de convertirse en ley que reduce velocidad en zonas urbanas de 60 a 50 Km/h, sin embargo es insuficiente: ciclismo urbano

A punto de convertirse en ley se encuentra el proyecto que modifica la ley del tránsito en lo que se refiere a la reducción de velocidad.

De alguna manera favorece el desarrollo del ciclismo urbano, pero de acuerdo a estudios internacionales, la reducción debiera ser menor.

Diversos estudios dan cuenta de ello.

Algunos puntos que se deben considerar: a mayor velocidad, mayor accidentalidad

Según la OMS, el aumento de la velocidad promedio está relacionado con la probabilidad de la ocurrencia de un accidente de tránsito, como con la gravedad y consecuencias del mismo. Se estima que un aumento del 5% en la velocidad promedio ocasiona un aumento de hasta el 10 % de los accidentes que causan traumatismos (heridas) y el 20% en los accidentes con víctimas mortales.

Además, las posibilidades que tiene un peatón de sobrevivir a un accidente de tránsito aumentan en un 90 % si el vehículo que lo atropella conduce a 30 kilómetros por hora o menos, que es la velocidad máxima para transitar por cruces o intersecciones y que es donde encontramos los peatones interactuando con la vía pública. Estas posibilidades disminuyen a la mitad si el vehículo va a una velocidad superior a los 40 kilómetros por hora.

A mayor velocidad, mayores errores en la conducción

La revista española de investigaciones Eroski consumer también trae importantes datos sobre la accidentalidad en el mundo y la incidencia de los errores en la conducción cuando excedemos los límites de velocidad. Algunos de ellos los resumimos a continuación:

  • La velocidad depende en gran medida de la familiaridad que tenga el conductor con la carretera. A mayor conocimiento de la vía, mayor velocidad.
  • Las curvas suaves son los tramos más peligrosos cuando se circula con exceso de velocidad. La causa es el exceso de confianza del conductor.
  • En una intersección, la posibilidad de maniobras evasivas de urgencia son menores si la velocidad es mayor.
  • Cuando llueve, el 24% de los accidentes son motivados porque la velocidad es inadecuada.
  • El 83% de los accidentes por velocidad se debe a que el conductor no adapta su conducción a las circunstancias que le rodean (lluvia, niebla, terrenos difíciles, alto tráfico etc.).
  • El riesgo de sufrir un accidente cuando se toma una curva a una velocidad incorrecta se triplica.
  • Cuanto mayor sea la velocidad de aproximación a una curva mayor es la inseguridad potencial de ésta.

A mayor velocidad, mayores riesgos

El Fondo de Prevención Vial también nos llama la atención sobre la incidencia de la velocidad en la accidentalidad. Según cifras de esta importante organización, la velocidad causa el 40 % de los accidentes en el país, siendo las víctimas más vulnerables los ciclistas, motociclistas y los peatones (sobre todo la población mayor). La mayoría de ellas (65%) muere en las zonas urbanas, aunque el riesgo de que un accidente cobre víctimas mortales es 11 veces mayor cuando se conduce por carretera.

A mayor velocidad, más gastos

También, El Fondo de Prevención Vial nos indica que está demostrado que andar a más de 80 kilómetros por hora incrementa el consumo de combustible en un 20 y 40%.

A mayor velocidad, más daños

Pero no solo la accidentalidad se incrementa al aumentar la velocidad al conducir. El desgaste que hacemos de los diferentes sistemas del vehículo también es notorio.
Algunos de los daños que ocasiona manejar a altas velocidades están:

  • Desgaste prematuro de llantas y frenos.
  • Daños en el motor: el exceso de revoluciones eleva su temperatura y así pueden ocurrir fallas en la lubricación de sus partes.
  • Daños en la suspensión por causa de golpes y otros sucesos que ocurren al disminuir la capacidad de reacción del conductor y su incapacidad para esquivarlos.

Pues bien, en Emol la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley de Convivencia de Modos, el cual modifica la actual Ley de Tránsito para otorgar más seguridad vial, pero la medida que reduce la velocidad máxima de 60 a 50 km/h en zonas urbanas pasó a Comisión Mixta, luego de que el Senado rechazara esta iniciativa.

Al respecto, la ministra de Transporte y Telecomunicaciones, Paola Tapia, lamentó que “12 diputados se hayan restado de formar parte de esta mayoría que lo que busca es salvar vidas”. “Todos necesitamos reglas claras de tránsito y porque en definitiva disminuir la velocidad de 60 a 50 km/h es la esencia de esta mejor convivencia.

Tuvimos un revés en su momento en el Senado, pero ese revés nos dio la misma fuerza que teníamos desde antes y energía para seguir trabajando y lograr una amplia aprobación en la Cámara de Diputados para poder constituir la comisión mixta”, explicó. Además, la secretaria de Estado afirmó que “la sola rebaja de velocidad opera en todos los países de la OCDE y no es lo que lo diga el Ministerio, sino que lo dicen los expertos en esta materia que permitiría reducir más de 300 víctimas al año por accidentes de tránsito causados por excesos de velocidad”. Por otra parte, aseguró que “la evidencia empírica indica que esta rebaja no genera mayor congestión”, según estudios realizados por expertos de la Universidad de Chile. En cuanto a la gran congestión que se ha producido estos últimos días, comentó que “tiene que ver con las rutas interurbanas y autopistas que no quedan dentro de este proyecto de ley”.

You may also like...