ciclismo urbano :EL MACHISMO Y LA DISCRIMINACION TAMBIEN PEDALEAN

Ciclismo urbano. 饾懍饾拲 饾拵饾拏饾拕饾拤饾拪饾挃饾拵饾拹 饾拺饾拞饾挀饾拵饾拞饾拏 饾拏 饾挄饾拹饾拝饾拏 饾拲饾拏 饾挃饾拹饾拕饾拪饾拞饾拝饾拏饾拝 饾挌 饾挄饾拏饾拵饾拑饾拪茅饾拸 饾拏饾拲 饾拕饾拪饾拕饾拲饾拪饾挃饾拵饾拹 饾挅饾挀饾拑饾拏饾拸饾拹 饾挌 饾拕饾拹饾拵饾拺饾拞饾挄饾拪饾挄饾拪饾挆饾拹. 饾應饾拹饾拸饾挆饾拹饾拕饾拏饾拵饾拹饾挃 饾拏 饾挆饾拏饾挀饾拪饾拏饾挃 饾拵饾拪饾拞饾拵饾拑饾挀饾拏饾挃 饾拝饾拞 饾拲饾拏 饾拕饾拹饾拵饾挅饾拸饾拪饾拝饾拏饾拝 饾拏 饾拻饾挅饾拞 饾拸饾拹饾挃 饾拝饾拪饾拞饾挀饾拏饾拸 饾挃饾挅 饾挄饾拞饾挃饾挄饾拪饾拵饾拹饾拸饾拪饾拹. Mane Parra , Fanisa Mi帽o y una que opt贸 por el anomimato dado lo grave de su situaci贸n. 饾懌饾拞饾拫饾拏饾拵饾拹饾挃 饾拞饾挃饾挄饾拞 饾挀饾拞饾拺饾拹饾挀饾挄饾拏饾拫饾拞 饾拞饾挃饾拺饾拞饾拕饾拪饾拏饾拲 饾拞饾拸 饾拤饾拹饾拵饾拞饾拸饾拏饾拫饾拞 饾拏饾拲 饾拝铆饾拏 饾拪饾拸饾挄饾拞饾挀饾拸饾拏饾拕饾拪饾拹n饾拏饾拲 饾拝饾拞 饾拲饾拏 饾拵饾挅饾拫饾拞饾挀.

Ciclismo Urbano Chile.

Esto le ocurri贸 recientemente a un miembro de nuestra comunidad. Marcela pedaleaba de regreso a su hogar, luego de reunirse con un grupo de amigos. Iba por Coventry, una avenida de la comuna de 脩u帽oa. Eran pasada las 22 horas, una noche c谩lida que invitaba a pasear por esas calles por las cuales a esa hora no flu铆a un tr谩fico excesivo. Una noche tranquila, pens贸 ella. A medida que avanzaba en direcci贸n hacia Irarr谩zaval , sinti贸 que un coche la segu铆a, no la adelantaba pudiendo hacerlo, ya que ella le conced铆a todo el espacio para la maniobra. De improviso sinti贸 una mano que se le introdujo por debajo de su polera. Ella trat贸 de detenerse, pero casi se va al suelo al virar la bicicleta y soltarse del tipo que la violent贸. Logr贸 escabullirse, mientras el desconocido reemprendi贸 r谩pidamente la marcha e inici贸 una cobarde fuga.

Sinti贸 impotencia, mucha rabia. Pens贸 en dejar de usar la bicicleta a objeto de evitar ser objeto de agresiones de esta naturaleza. Pero, 驴 iba a abandonar una pasi贸n porque un simple degenerado intent贸 atacarla sexualmente ?. Sinti贸 que lo correcto no era abandonar sino que denunciar y crear conciencia entre las mujeres. A juntarse en grupos, intentar pedalear en conjunto cuando se pueda, pero sobretodo crear conciencia entre las mujeres, a exigir sus derechos como personas en las v铆as.. Ellas tienen todo el derecho a ser ciclistas y ser respetadas como tales.

 

Esto que ocurre en el mundo de la bicicleta donde a帽o a a帽os hay m谩s mujeres que la eligen como medio de transporte es fiel reflejo de lo que ocurre con la mujer en los m谩s diversos 谩mbitos del quehacer mundial. Y lo ms

锓斤方锓斤方锓斤方锓絜r seacer mundial medio de transporte es fiel reflejo de lo que ocurre con la mujer en los modo el derecho a ser cicl谩s destacable es que la mujer es la que se ha ido ganando los espacios de participaci贸n ,nadie les ha regalado nada, lo que han logrado es virtud de sus propios m茅ritos.

Y decimos que se lo ha GANADO con propiedad, con may煤sculas, ya que ni los gobiernos ni las empresas y menos los hombres han tenido voluntad para abrir espacios a la mujer, sino que muy por el contario, en la gran mayor铆a de los casos se organizan para imponer obst谩culos tanto en forma expl铆cita como impl铆cita para frenar su creciente participaci贸n en el 谩rea que sea .

Constanza es una entusiasta pedalera. Es de las que su afici贸n va m谩s all谩 de un simple pasatiempo. Constantemente compite en torneos locales de cross country y se entrena duro para ello, se lo toma muy en serio.

Invitada a formar parte de un club , sintia invitado a ser parte del team. b , sintiompite en torneos locales de cross country y se entrena duro para ella se lo toma muy 贸 desde un principio el incesante acoso de quien precisamente la hab铆a invitado a ser parte del team..

鈥淢e invitaba a salir a que fu茅ramos a pedalear solos, me contaba sus dramas , pero yo nunca le aceptr casi todos los socios hombres como el ersona fue elegida po

queda femenina , untry y se entrena duro para ella se lo toma muy 茅 la invitaci贸n y se lo hice saber claramente desde un principio.

Conversando en una oportunidad con otras dos integrantes de la rama femenina , nos dimos cuenta que a ellas les hab铆a ocurrido lo mismo y con la misma persona.

El club en su mayor铆a era conformado por hombres, de hecho la directiva era integrada s贸lo por ellos. Acordamos formalizar una denuncia, pero al final todo qued贸 all铆. Sentimos que hubo cero respaldo y empat铆a hacia nuestro problema. Ello qued贸 claramente demostrado cuando a fines de ese a帽o esa persona fue elegida por casi todos los socios hombres como el mejor compa帽ero, el m谩s destacado.

Me qued贸 la sensaci贸n que entre sus pares el hecho que tuviera fama de acosador era muy bien visto. Esa sensaci贸n de minor铆a , de quedar como la mina que es buena para armar problemas, es bastante estresante , pero hay que saber vivir con ello鈥, concluye.

 

MANE PARRA Y LAS QUEMARUEDAS

Mane Parra es integrante de nuestra comunidad. Incansable pedalera, profesora madre de tres hijas, no pierde un fin de semana. Toma su bicicleta rutera y se va a pedalear fuerte por distintos sectores capitalinos. Entrena duro. Supera los 100 kil贸metros recorridos en cada jornada. Junto a un grupo de amigas, muy conectadas y comprometidas con la pr谩ctica del ciclismo, fundaron hace poco el grupo de las 鈥淨uemaruedas鈥. Y vaya que en verdad le hacen honor al nombre por los kil贸metros que recorren , incluso desafiando altas temperaturas. Porque partir a Farellones, a Lampa o Til-Til y sus alrededores en pleno verano requiere de coraje, una alta dosis de voluntad y tambi茅n de estado f铆sico acorde para recorrer esas distancias.

Si bien a ella no le han ocurrido situaciones dram谩ticas, s铆 ha tomado nota de actitudes que incluso limitan con lo jocoso.

Le pas贸 en el reciente Ironman de Puc贸n. 鈥淟os hombres no soportan que los adelantemos, para ellos es una ofensa, se resisten , llevan sus esfuerzos al l铆mite, para ellos es algo inconcebible, algo as铆 como una ofensa a su masculinidad, es algo un poco inexplicable, enfatiza Mane. Tambi茅n le ha pasado en m谩s de alguna subida, le ocurri贸 hace poco en el sector de Pie Andino o cuando va a Farellones y Portillo. Cuando ven que est谩s subiendo al mismo ritmo, me preguntan : “驴 qu茅 n煤mero es tu Pi帽贸n?”. – Pedalea amigo, es la mejor respuesta.

Las mujeres hoy estamos empoderadas, buscamos libertad, ganarle a la vida y a nosotros mismas arriba de la bicicleta.聽 Sabemos de mec谩nica, cambiamos ruedas y cuando salimos con amigas hablamos con total autoridad de los sistemas de transmisi贸n, pedales, cadenas, lubricantes y potenci贸metros. Hemos aprendido sencillamente porque esto nos apasiona. Estamos preparadas, para competir en igualdad de condiciones, recorrer los mismos kil贸metros, liderar un pelot贸n o elegir lo que queremos en la vida con respecto a nuestras bicis鈥, concluye Mane.

 

 

 

EL OFERTON, MENOS KILOMETROS PARA LAS MUJERES

Fanisa Flores , es tambi茅n una destacada pedalera, cuya pasi贸n es la monta帽a. Portillo, Los Andes y sus alrededores saben de sus pedaleos por las alturas. Medio en borma y medio en serio se dice que ha cruzado los Andes m谩s que en Manuel Rodr铆guez en su 茅poca de guerrillero. Tambi茅n el Caj贸n del Maipo y sus alrededores, el Alfalfal , forman parte de sus escenarios predilectos en los cuales entrena y va midiendo sus avances paso a paso.

Hace poco entren贸 duro para participar en la Liga Regional de Rancagua , una prueba que se desarrolla durante el a帽o y que se ha ganado cierta reputaci贸n.
鈥淧articip茅 de todas las fechas en la distancia categor铆a experto, que alcanzaba a 45 kil贸metros. Para la final hab铆a premios en dinero.

 

Estando encajonados en la partida, a minutos de comenzar la carrera, informaron por micr贸fono聽que la mujeres que corr铆amos el desaf铆o de experto realizar铆amos medio desaf铆o (32km en vez de 45km). Lo peor es que lo hac铆an como si fuera algo gracioso, como una concesi贸n, algo que las mujeres deber铆amos agradecer y la verdad es que muchas est谩bamos indignadas, al menos yo en particular.

 

Nos fue muy complejo reclamar en ese momento pues est谩bamos encajonados, listos para la partida. Sentimos mucha rabia por el cambio realizado a 煤ltima hora, sin explicaci贸n, pero optamos por correr de todas maneras. No me atrev铆 a reclamar pues en ese momento s贸lo pensaba en las pifias que podr铆amos recibir si hac铆amos 鈥減roblema鈥 porque s贸lo a la mujeres nos acortaron la carrera de 45km a 32 km.

 

Me molest贸 que dudaran de nuestras capacidades. Si me inscribo en el desaf铆o experto es porque quiero probarme a mi misma y saber que puedo ir mas all谩. Corr铆 el circuito con un dejo de rabia, a煤n cuando era la 煤ltima fecha, quer铆amos terminar bien el proceso pero esto empa帽贸 todo.

Porqu茅 si pago para realizar un circuito de 45 km, me preparo para eso, es l贸gico esperar que lo que se te ofrece se cumpla. Si s茅 que el desaf铆o implica m谩s kil贸metros, me preparo para eso, mi 鈥渆ntrenamiento鈥 va dirigido a realizar los 45 km.

En segundo lugar, afect贸 mi desempe帽o en la carrera. Entender谩n que en las competencias hay distintas capacidades y mi fuerte es aguantar distancias largas. Como tengo menos potencia para carreras cortas, no me inscribo en categor铆as intermedias. En este caso y a diferencias de las carreras anteriores, no me fue tan bien por la misma raz贸n. Formul茅 mi reclamo despu茅s de la competencia. Pero todo qued贸 all铆.

驴鈥淐reen que porque somos mujeres no podemos con un desaf铆o as铆. Esto no se justificaba por ning煤n lado pues hasta ese momento hab铆amos corrido siempre el desaf铆o experto y muchos hombres llegaban despu茅s de nosotras. Jam谩s fuimos las 煤ltimas. Poder o no hacer el desaf铆o completo no era cosa de g茅nero, si no de capacidades.

La lucha de las mujeres ciclistas va a continuar. Ahora Fanisa se prepara para el desaf铆o Atacama Spirits en las alturas de Calama , en la regi贸n de Antofagasta que se realizar谩 en noviembre. Para entonces no espera encontrarse con sorpresas como la de Rancagua. Y Mane Parra espera estar nuevamente en Puc贸n. Adelantando a hombres en la ruta, qu茅 duda cabe. Aunque se enojen.

Lo seguro es que las mujeres seguir谩n en forma creciente por Chile Pedaleando.

 

 

 

 

 

You may also like...